En algún lugar bajo la lluvia siempre habrá un perro abandonado que me impedirá ser feliz. Jean Anouilh
SI ESTÁS BUSCANDO UNA MASCOTA PARA ADOPTAR, PINCHA EN MI ELINK DE FACEBOOK DONDE ENCONTRARÁS MUCHOS DE DIFERENTES PROTECTORAS Y GRUPOS. NO LO DEJES PARA MAÑANA, PUEDE QUE SEA YA DEMASIADO TARDE.

Seguidores

Ya son más de 2.300 seguidores, súmate

martes, 2 de abril de 2013

Hombre de Florida mata a perra para recuperar dedo de hijo

¿Hasta dónde es capaz de llegar un padre para salvar a su hijo de un peligro?

Artículo de Sara Kennedy, tomado de El Nuevo Herald

Fernando Brignoni abraza a su perra Sassy en
una fotografía de familia.
Luis Brignoni, de 41 años, que trabaja como jardinero en el área de Bradenton, lo supo el pasado viernes cuando uno de los perros de la familia le mordió el dedo meñique a uno de sus hijos y se lo tragó.

Brignoni corrió hacia el patio con una escopeta de caza y mató al perro, le abrió el estómago y recuperó el dedo, que fue cuidadosamente llevado a un hospital de St. Petersburg a bordo de un helicóptero junto con el niño.

El pequeño, Fernando Brignoni, de 11 años, fue después trasladado al Hospital Tampa General, donde los médicos no pudieron salvarle el dedo durante una operación quirúrgica de emergencia. El chico se está recuperando bien, dijo el padre el sábado.

“Uno no sabe lo que haría por un hijo”, dijo el hombre. “Uno no sabe de dónde obtiene la fuerza para hacerlo”.

Fernando Brignoni, de once años, sonríe en su cama en el Hospital
General de Tampa, un día después de que la perra lo atacara.

Brignoni, que es cazador desde hace muchos años, dijo que el viernes, a eso de las 6 p.m. su hijo trataba de darle comida a la perra que vivía en una jaula, una mezcla con lobo llamada Sassy, cuando el animal le mordió la mano.

En medio de los gritos del niño, Luis, el hermano de Fernando, le pegó a la perra en la cabeza para que lo soltara. Cuando Fernando pudo por fin zafarse de los dientes del animal, el dedo había sido arrancado por completo, y la perra que se lo había tragado corría por todo el patio trasero.

El padre del pequeño se dio cuenta entonces que no le quedaba otra opción: “Sólo pensé que tenía que recuperar el dedo”, dijo Brignoni. “Cogí mi escopeta y le disparé”.

Cuando la policía llegó a la casa, ya Brignoni estaba abriéndole la barriga al animal.

Los médicos dijeron que los nervios dañados impidieron que se le pudiera salvar el dedo al niño, dijo Brignoni.

Brignoni y su esposa, Millie, regresaron a la casa el sábado a las 6:30 a.m. después que Fernando salió de la cirugía de emergencia en Tampa.

Luis Brignoni de Bradenton, hizo lo que
"tenía que hacer" la noche del viernes para
intentar salvar el dedo de su hijo, que fue
mordido por la perra de la familia. Sara
Kennedy / Bradenton Herald.
En su iPhone, Brignoni tiene una fotografía de Fernando, estudiante de la escuela primaria Oneco, acostado tranquilamente en la cama del hospital.

La policía dijo que una investigación preliminar confirma el relato de Brignoni de lo que sucedió, y todo parece ser un accidente, según una declaración hecha por la policía del Condado Manatee. 

El Departamento de Servicios de Animales del Condado Manatee se encargó de los restos de la perra, se agregó en la declaración. 

Brignoni, que es ministro de la iglesia sin denominación Love Family Church, tiene planeado posponer los servicios de Pascua Florida durante una semana.

Recordó que Fernando le mencionó que era Viernes Santo, un día importante para los cristianos, cuando Jesucristo murió en la cruz. 

“Me dijo, ‘Papá, hoy es Viernes Santo, y no es tan bueno’ ”, dijo Brignoni.

Las autoridades dijeron que se espera que Fernando sea dado de alta del hospital el lunes.

votar

2 comentarios:

  1. Afortunadamente fue un dedo meñique, por lo que no habrá secuelas muy graves para el pobre niño.

    Esas bestias siempre son impredecibles, lealtad?? BULLSHIT!! Y casos como este lo demuestra.

    ResponderEliminar
  2. Hola DraX. Justamente por eso, por el hecho de ser bestias, son impredecibles, nosotros los humanos supuestamente tenemos la capacidad del razonamiento y también lo somos. En cuanto a la lealtad, por lo que se ve no has tenido nunca un perro porque de haberlo tenido conocerías esa cualidad. En cuanto a la "mierda" te la podías haber ahorrado, no hace falta decir palabras malsonantes para expresar una idea. Saludos.

    ResponderEliminar