En algún lugar bajo la lluvia siempre habrá un perro abandonado que me impedirá ser feliz. Jean Anouilh
SI ESTÁS BUSCANDO UNA MASCOTA PARA ADOPTAR, PINCHA EN MI ELINK DE FACEBOOK DONDE ENCONTRARÁS MUCHOS DE DIFERENTES PROTECTORAS Y GRUPOS. NO LO DEJES PARA MAÑANA, PUEDE QUE SEA YA DEMASIADO TARDE.

Seguidores

Ya son más de 2.300 seguidores, súmate

lunes, 13 de agosto de 2012

Muere otro toro en Petrés tras forzarlo a salir pese a que se caía del cansancio

La res falleció en el corral después de que los festeros tardaran una hora en trasladarla.

Artículo de Mónica Arribas Sagunt, tomado de Levante-emv.com

El segundo toro cerril de las fiestas de Petrés falleció el pasado jueves de madrugada en el corral, después de que la comisión empleara más de 60 minutos para guardarlo debido al cansancio que presentaba y que le había hecho sentarse en el suelo varias veces.

Miembros de la organización de las fiestas así lo aseguraron a Levante-EMV al tiempo en que lamentaban lo sucedido, pues admitían que el animal tan solo pudo correr unos 20 minutos después de que lo embolaran sobre la una y media de la madrugada.

Aunque en un principio afirman que dio buen juego sin salir de la plaza, luego empezó a dar muestras de cansancio y la comisión decidió llevarlo al corral. Justo en ese momento, el animal se sentó, le quitaron las bolas y empezó la «odisea» para levantarlo y llevarlo atado al toril pues se paraba, se caía constantemente y fue necesario emplear en ello casi una hora. «Daba pena verlo, estaba exhausto», aseguraba un testigo. Poco después de meterlo en el corral, el animal se quedó tumbado, descansando, y al poco rato la comisión confirmó que había muerto.

Ya por la tarde, el astado había acusado su estreno en los «Bous al carrer». Aunque salió en segundo lugar, al final estaba agotado y la comisión tuvo que usar cuerdas para llevarlo hasta el toril.

Para darle más tiempo a recuperarse, la comisión decidió embolarlo por la noche en segundo lugar si el animal daba signos de encontrarse bien y como, según relatan, «eso es lo que parecía sobre la 1 de la madrugada», lo sacaron. «Pensamos que murió de un infarto probablemente por el calor y el cansancio. En ningún momento creíamos que podía pasar algo así porque, antes de sacarlo por la noche, aparentaba estar muy bien y de hecho al principio dio mucho juego», decían desde la organización.

El astado, bautizado como Brusco, había sido adquirido a la ganadería de El Risco por unos 3.000 euros y, como ya había corrido por la tarde, el seguro contratado no asumirá los 300 euros que costaba su incineración pues, aunque estaba previsto llevarlo al matadero y obtener por su carne unos 250 euros, su muerte lo impidió.

Hace justo un año, los vecinos de Petrés ya vieron cómo uno de los toros cerriles de sus fiestas perdía la vida. En aquel caso, todo ocurrió por la tarde cuando el animal se dio un fuerte golpe contra una barrera y cayó muerto en el acto.

Cuarta muerte en los últimos años

La muerte repentina de toros que participan en los Bous al Carrer es una de las caras amargas de la fiesta que, por desgracia, cuenta con varios precedentes recientes en la comarca. Hace un año falleció un toro cerril en el mismo Petrés al golpearse contra una barrera pero otras localidades como Gilet y Quartell han vivido sucesos de este tipo en las últimas fiestas.

En estos tres últimos casos, los fallecimientos se produjeron durante la suelta de la tarde. En Quartell y Gilet, los astados se desplomaron poco después de salir.

votar

No hay comentarios:

Publicar un comentario