En algún lugar bajo la lluvia siempre habrá un perro abandonado que me impedirá ser feliz. Jean Anouilh
SI ESTÁS BUSCANDO UNA MASCOTA PARA ADOPTAR, PINCHA EN MI ELINK DE FACEBOOK DONDE ENCONTRARÁS MUCHOS DE DIFERENTES PROTECTORAS Y GRUPOS. NO LO DEJES PARA MAÑANA, PUEDE QUE SEA YA DEMASIADO TARDE.

Seguidores

Ya son más de 2.300 seguidores, súmate

lunes, 10 de enero de 2011

Animales para ingresos. Cajoneros de Moscú

Tomado de RT

Los defensores de los animales y veterinarios hacen sonar la alarma ante los así llamados “cajoneros”. Para generar ingresos, estos limosneros utilizan animales, frecuentemente maltratándolos.

Les llaman “cajoneros”. Se paran en lugares de activo tránsito humano, cerca de las estaciones del metro y en las calles centrales. Llevan pequeños animales domésticos dentro de cajas de cartón, con carteles que dicen “Ayuden a pagar su comida”.

Piden dinero a las personas para llevar a su animal al “asilo” o la “casa de su futuro dueño”. Pero sólo se trata de una estrategia para generar ingresos.

Las casas de los “cajoneros” son focos de infecciones. Allí no existen las condiciones básicas de limpieza: las normas higiénicas no se respetan para nada y cualquier gatito o perrito que aparezca allí puede adquirir todo un “ramillete” de enfermedades.

Y de caricias ni hablar, porque en realidad, a nadie le importa el destino de estos animales.

“La gente gana dinero con esos animales. Los acogen para venderlos. Meten en la misma caja a animales sanos, recién adquiridos, con otros que ya están enfermos. Muchas veces les dan antibióticos sabiendo que no va a terminar bien y los animalitos se infectan unos a otros. Incluso si encuentran un gato potencialmente sano, en esta caja seguramente se infectará”, dijo la veterinaria Anna Zhúkova.

En realidad son una simple variedad de pordioseros que piden dinero a los ingenuos ciudadanos, justificando su comportamiento con alguna triste y falsa historia.

Pero mantener a un animal con todas las normas, o sea, vacunación y alimentación completa, no es nada rentable. El dinero lo gastan para sus propias necesidades.

Una vez que su pelo no tiene brillo y sus ojos pierden la alegría, estos gatos ya no sirven para ganar dinero y son abandonados, sólo algunos tienen la suerte de ser encontrados por nuevos dueños que les dan no sólo de comer, sino también una nueva oportunidad en la vida.

A Lyolya la encontraron entre estos garajes. Cuando la llevaron a casa, tenía menos de dos meses. Estaba sucia y llevaba varios días sin comer. Tardó dos semanas en recuperarse.

Su dueña Yelena Grigóryeva es la única que sabe como logró salvarla de una muerte segura.

“Cuando bajé encontré una caja cerrada con una cinta, tenía muy mal aspecto, seguro que llevaba allí toda la noche, o incluso más. Estaba mojada y los gatos hicieron un agujero desde el que empezaron a salir a la calle. Había siete gatos y los llevé a todos a casa. Como estaban enfermos, sobrevivieron solamente tres”, dijo ella.

Los defensores de los animales y veterinarios luchan con esos “cajoneros” instruyendo a la población, organizando acciones en la calle, publicando artículos en Internet.

Explican que no hay que dejar que los desconocidos busquen a sus cachorros un nuevo hogar. Y ruegan a otros a no tomar animales en la calle. Y si ya lo hicieron, es necesario acudir al veterinario cuanto antes para por lo menos intentar salvarlos.

Los especialistas están de acuerdo en que se necesitan nuevas leyes para prohibir este tipo de mendicidad. Pero confirman que hasta que no dejen de darles dinero, el negocio tendrá sentido y seguirán sufriendo más y más animalitos.



votar

2 comentarios:

  1. Que triste realidad... Yo normalmente no doy nada de dinero, si acaso algo de comer o beber, nunca sabes quien dice una verda do quien miente... Y es tan triste oir tantos lamentos y dolor...

    Hay en la Gran Vía de Madrid un hombre con dos o tres gatitos minúsculos, y creo que es de los pocos que quizá los haya cogido por lástima y los cuide de verdad... Un día un hombre le compró 3hamburguesas y se comio solo dos, repartiendo la otra para las minusculas bolas de pelo...

    Pero a saber, ya no te puedes fiar de nadie...

    ResponderEliminar
  2. Hola Nehalennia. Casi seguro que ese señor de la Gran Vía cuida a sus gatitos, la pena es que muchos días no tenga ni siquiera para el y mucho menos para sus animalitos, pero tienes razón cuando dices que ya no te puedes fiar de nadie, hay mucho sinvergüenza.
    Gracias por el comentario.
    Saludos.

    ResponderEliminar