En algún lugar bajo la lluvia siempre habrá un perro abandonado que me impedirá ser feliz. Jean Anouilh
SI ESTÁS BUSCANDO UNA MASCOTA PARA ADOPTAR, PINCHA EN MI ELINK DE FACEBOOK DONDE ENCONTRARÁS MUCHOS DE DIFERENTES PROTECTORAS Y GRUPOS. NO LO DEJES PARA MAÑANA, PUEDE QUE SEA YA DEMASIADO TARDE.

Seguidores

Ya son más de 2.300 seguidores, súmate

miércoles, 12 de enero de 2011

Adoptan a Dulcinea, la perra que cuidó durante quince días a su compañero atropellado

Enviado por El Refugio.org


Dos madrileños Laura y Francisco adoptan a Dulcinea entre lágrimas muy emocionados por su historia, conocen a Dulcinea a través de la televisión y rápidamente se ponen en contacto con El Refugio para tramitar su adopción. Cuando Dulcinea llega a su nueva casa, enseguida se adapta a su nuevo hogar. En El Refugio, desde que se conoce la historia de Dulcinea, reciben infinidad de llamadas e e-mails de toda España y también de varios países de Europa y America, interesándose en su adopción, pero al final, se queda en la Comunidad de Madrid. Desde El Refugio recuerdan que tan solo el 3% de las personas que deciden tener un perro lo adoptan. Gracias a Internet las adopciones están aumentando.

Durante más de quince días, muchas personas que pasaban a diario por la carretera que va de Ávila al Espinar camino de sus trabajos veían a Dulcinea, una perra de color blanco y gris, mestiza, de aproximadamente un año de edad, cómo se jugaba la vida entre los camiones y coches por proteger a su compañero que no tuvo tanta suerte y yacía muerto en la cuneta. Así nos lo relataba Alejandra “parece que lo defiende y aunque se vaya muy lejos porque se asuste, siempre vuelve con él”. Ante las numerosas llamadas de todas estas personas inquietas y preocupadas porque Dulcinea también fuese atropellada, acudieron varios voluntarios de El Refugio a intentar cogerla con una cerbatana. El primer día fue imposible, Dulcinea esquivó los dos dardos que disparó una de las voluntarias de El Refugio y ya fue imposible acercarse a ella. Al día siguiente, con la seguridad de que Dulcinea allí seguiría acompañando a su amigo muerto, voluntarios de El Refugio acudieron nuevamente, coincidiendo con otras personas que también estaban intentando cogerla. En esta ocasión Dulcinea tuvo suerte y no consiguió esquivar los dardos anestésicos. Ahora, con su adopción, Dulcinea disfruta de una segunda oportunidad junto a su nueva familia.

“Miles de perros mueren atropellados en nuestro país. Dulcinea ha tenido mucha suerte y ahora, además, ha encontrado familia. En El Refugio tenemos más de doscientos perros y setenta gatos esperando que también los adopten” manifestó Nacho Paunero, presidente de El Refugio.



votar

2 comentarios:

  1. ¡Ay! ¡qué cosita más buena de animal!
    me alegro mucho de que tenga una familia ^^

    ResponderEliminar
  2. Hola Sara. Si que es una perrita muy buena, a pesar de que su compañero llevaba días muerto no lo abandonó, yo también me alegro mucho de que tenga familia, se lo merece.
    Gracias por tu comentario.
    Saludos.

    ResponderEliminar